Italian pharmacy online: cialis senza ricetta medica in farmacia.

Storch.com.uy

Boletín de divulgación científica para la educación de la salud ¿Qué es la menopausia?La menopausia no es una enfermedad sino una transición natural en la vida de la mujer que resulta de la dis‐ minución de la producción ovárica de hormonas sexuales –estrógenos, progesterona y testosterona, y estos cambios hormonales tienen diversas consecuencias para su salud (1). La menopausia marca el final de la vida reproductiva y la palabra “menopausia” se refiere al último período menstrual. La menopausia natural ocurre en la mayoría de las mujeres entre los 45 y 55 años, con un promedio de inicio a los 50 años (1).
Síntomas de la menopausiaLos síntomas más frecuentes reportados por mujeres menopáusicas son los bochornos (o calores) y sudores nocturnos. Otros síntomas incluyen dolores corporales, sequedad de la piel, sequedad vaginal, pérdida de la libido, aumento de la frecuencia urinaria, e insomnio. Algunas mujeres pueden tener aumento indeseado del pelo corporal, adelgazamiento del cabello y del pelo púbico, y cambios en la piel.
Los cambios hormonales pueden también contribuir a cambios del ánimo, a ansiedad, irritabilidad, olvidos, y dificultad para concentrase o tomar decisiones. Niveles bajos de estrógenos se asocian a niveles más bajos de serotonina, una sustancia que regula el estado del ánimo, las emociones y el sueño. No todas las muje‐ res encuentran que los síntomas son molestos, pero alrededor del 60% tendrá síntomas leves durante 5 a 8 años, 20% no tendrá síntoma alguno, y otro 20% tendrá síntomas que la afectarán en forma importante, y que pueden perpetuarse a veces más allá de los 60 años (2). La mayoría de las opciones terapéuticas para la menopausia están orientadas a tratar bochornos y sudores nocturnos como síntomas clave.
¿Qué son los bochornos y los sudores nocturnos? (síntomas vasomotores)Un bochorno es una sensación de calor y puede asociarse a rubor y sudor. Los sudores nocturnos son episo‐ dios de sudoración profusa en la noche, ya sea en forma aislada o justo después de un bochorno. Los sínto‐ mas fluctúan en intensidad desde una irritación menor a una disrupción de la calidad de vida.
¿Qué causa los bochornos y los sudores nocturnos?• Privación estrogénica. La causa de los bochornos no está totalmente aclarada, pero se relacionan a una caída de los estrógenos. Se piensa que ocurriría una desestabilización de la parte del cerebro (el hipotálamo) que regula la temperatura corporal. Los bochornos y los sudores pueden ocurrir porque en la mujer está más bajo el umbral para el sudor. Estarían involucradas sustancias neurotransmisoras del sistema nervioso cen‐ tral como la noradrenalina y la serotonina.
www.storch.com.uy • info@storch.com.uy Sarmiento 2488/ 403 • Tel: 2710 4247 • Fax: 2710 6758 • Montevideo • Uruguay • Otras condiciones. No todos los bochornos se deben a la menopausia. Otras condiciones asociadas in‐ cluyen enfermedad tiroidea, diabetes, hiperhidrosis (una condición de sudoración excesiva que afecta al 1% de las personas), ansiedad y crisis de pánico, obesidad, tumores endocrinos, infecciones crónicas, y enferme‐ dades neurológicas.
• Medicaciones. Algunos medicamentos utilizados en ciertos casos pueden causar bochornos o empeorar‐ los. Estos incluyen anti‐estrógenos como el tamoxifeno, raloxifeno y clomifeno, y análogos de liberadores de Opciones de tratamientoHay una gran variación en la cantidad de mujeres que reportan bochornos y sudores nocturnos como parte de los síntomas menopáusicos.
Un meta‐análisis de estudios controlados y aleatorizados indica que los estrógenos reducen la frecuencia de bochornos en un 80%, indicando que la THR es el tratamiento más efectivo para el tratamiento de bochornos Terapia hormonal de reemplazo (THR)Es sabido que la terapia hormonal disminuye los bochornos en un 80‐90%. Hay cuatro tipos principales de THR:1. En aquellas mujeres que no han tenido una histerectomía se aconseja una terapia hormonal combinada que contenga un estrógeno y un progestágeno. Esto porque el progestágeno protege contra el desarrollo de cáncer de endometrio (el revestimiento interno del útero).
2. Las mujeres que no tienen útero porque han sido sometidas a una histerectomía, deben ser prescritas una terapia hormonal con estrógenos solos.
3. Mujeres jóvenes que han sido sometidas a una histerectomía y extirpación de ambos ovarios pueden usar estrógenos solos o podría considerarse adicionar un tratamiento con testosterona. En caso que los ovarios y el útero hubieren sido extirpados debido a una endometriosis, a veces se prescribe tanto un estrógeno como un progestágeno para evitar la reactivación de la endometriosis.
4. Las mujeres que experimentan sequedad vaginal, picazón o dolor coital se pueden beneficiar de tratamien‐ Beneficios de la THR• Los estrógenos pueden mejorar la concentración y la calidad de vida por medio de la disminución de los síntomas menopáusicos.
• La THR con estrógenos solos y la combinada reducen el riesgo de fracturas de huesos en la postmenopau‐ sia, incluyendo la fractura de cadera. Los estrógenos aumentan la densidad de los huesos.
• La THR con estrógenos solos y la combinada pueden mejorar síntomas depresivos leves; sin embargo la depresión moderada o severa requiere de otros tratamientos aparte de las hormonas.
• La THR reduce el riesgo de cáncer de colon.
Efectos colaterales de la THREfectos colaterales comunes debidos al componente estrogénico, que son usualmente pasajeros, incluyen aumento de volumen y sensibilidad mamaria, y náuseas. Efectos colaterales comunes debidos a la progestina incluyen retención hídrica y cefalea.
Puede ocurrir sangrado irregular o sangrado fuerte cuando existe un desbalance en las dosis del estrógeno y del progestágeno, en cuyo caso se requiere evaluación médica.
Algunas mujeres asocian el estrógeno y la THR con el alza de peso, pero varios estudios han mostrado que los estrógenos y la THR no causan alza de peso. Las mujeres en la etapa de la menopausia tienen una tendencia a ganar peso debido a cambios metabólicos y a un estilo de vida más sedentario.
www.storch.com.uy • info@storch.com.uy Sarmiento 2488/ 403 • Tel: 710 4247 • Fax: 710 6758 • Montevideo • Uruguay Los efectos colaterales pueden reducirse o eliminarse si la dosis de la THR se ajusta a la medida necesaria individualmente.
Riesgos de la THRTodos los tratamientos medicamentosos tienen efectos colaterales potenciales; cada medicamento es usado para un beneficio de salud.
Se recomienda que la THR administrada para aliviar síntomas sea de corta duración y no debe usarse exclu‐ sivamente como terapia preventiva de largo plazo.
El estudio WHI (Women´s Health Initiative) llevado a cabo en Estados Unidos hace casi 10 años encontró que, cuando la menopausia ocurre en el promedio normal de edad de 50 años, luego de 5 años de uso de THR combinada hay un aumento del riesgo de cáncer de mama. Este aumento del riesgo evidenciado en ese estudio no aplica necesariamente para otros tipos, combinacio‐ nes de hormonas o vías de administración, que las que fueron utilizadas en el WHI, ni tampoco a mujeres más jóvenes o a mujeres que tuvieron una menopausia temprana.
Actualmente no hay estudios de seguimiento publicados sobre el efecto de los estrógenos solos más allá de 7 años sobre el riesgo de cáncer de mama. El estudio WHI indica que el riesgo de cáncer de mama no aumenta en mujeres que han usado estrógenos solos hasta por seis y medio años.
Otros tipos de estudios (estudios de población) han mostrado que el riesgo de cáncer de mama puede aumen‐ tar después de 15 años de uso.
El estudio WHI también encontró un aumento pequeño en el riesgo de accidente vascular encefálico.
El uso de estrógenos y THR oral se asocia a un aumento del riesgo de trombosis venosa, en particular en mujeres mayores.
En mujeres más añosas, el uso de THR se asocia a un aumento de colecistitis (inflamación de la vesícula biliar) y a colelitiasis (formación de cálculos en la vesícula biliar).
Las mujeres que experimentan la menopausia a una edad menor (menos de 40 años) tiene un riesgo aumen‐ tado de enfermedad coronaria (2) y de fracturas osteoporóticas en edades más tempranas (3). También tienen un riesgo menor de cáncer de mama y la recomendación actual es usar THR al menos hasta la edad en que una mujer experimentaría la menopausia en forma habitual (51 años).
Algunas mujeres pueden necesitar THR por tiempo más largo si los síntomas persisten, y deben buscar con‐ sejo con su médico para balancear los riesgos y los beneficios de este tratamiento.
Existen medicamentos no‐hormonales aprobados para el tratamiento de los calores que han mostrado algún efecto beneficioso e incluyen antidepresivos, el antihistamínico cetirizine, y algunos anticonvulsivantes como la gabapentina y la pregabalina (4) (5), aunque se requieren de más estudios para confirmar su eficacia.
¿Qué puede hacer una mujer para ayudarse?El informarse de lo que puede ocurrir durante la transición a la menopausia es un muy buen punto de partida. A las mujeres se les estimula a prestar atención a su salud, incluyendo el dejar de fumar, comer sano, hacer ejercicio en forma regular e incorporar técnicas de relajación. Puede ser útil tener estrategias de automanejo tales como usar un abanico vestirse en capas siempre disponer de algo fresco para beber. El evitar alimentos condimentados, cafeína y alcohol también reduce los bochornos.
Cambios en el estilo de vidaUna dieta sana e incorporar el ejercicio en el estilo de vida, disminuye el riesgo de muchos problemas de salud asociados con edades más avanzadas; además, el ejercicio otorga más energía y mejora la calidad de vida. Un estilo de vida sano puede disminuir los síntomas, incluyendo los bochornos y el insomnio.
Tratamientos alternativosLas mujeres buscan tratamientos alternativos para los síntomas de la menopausia cuando no encuentran alivio con cambios en el estilo de vida o cuando su terapia hormonal de reemplazo no le resulta suficiente. A www.storch.com.uy • info@storch.com.uy Sarmiento 2488/ 403 • Tel: 2710 4247 • Fax: 2710 6758 • Montevideo • Uruguay algunas se les puede desaconsejar usar hormonas debido a alguna condición médica y otras pueden querer evitarlas por temor a lo que escuchan de sus riesgos. Aunque hay poca evidencia científica buena que apoye el uso de tratamientos alternativos, muchas mujeres los usan y pueden ser efectivos para algunas de ellas pero la respuesta es muy individual.
Estos pueden incluir suplementos herbales o de plantas, y se expenden como cremas cutáneas y alimentos en que el ingrediente clave son los fitoestrógenos.
Existe poca evidencia científica sólida que apoye el beneficio de los tratamientos alternativos para la salud en la menopausia y no deben usarse en mujeres con historia de cáncer de mama.
La Cimicifuga racemosa (Black cohosh) ha mostrado reducir los bochornos en mujeres perimenopáusicas en algunos estudios. Sin embargo, ha habido reportes de daño hepático con su uso.
La Vitamina E, en un estudio pequeño (120 personas), mostró un efecto marginalmente efectivo en el trata‐ miento de bochornos después de un cáncer de mama, demostrando solamente la reducción de un bochorno Tratamiento en curso y seguimientoCualquier tratamiento para los bochornos requiere una evaluación periódica. Una razón es determinar si éste aún se necesita, considerando que la sintomatología vasomotora mejora con el tiempo en muchas mujeres. Antes de cambiar de un tratamiento a otro, puede requerirse de una disminución gradual de la medicación, y siempre consulte a su médico antes de hacer un cambio en su régimen terapéutico.
InvestigaciónLa Sociedad Internacional de Menopausia (International Menopause Society ‐ IMS) comisionó un estudio mul‐ tidisciplinario sobre la evidencia existente acerca de los bochornos y los sudores nocturnos (publicado en la revista científica Climacteric). Como resultado de la revisión de la evidencia científica, la IMS concluyó que la terapia hormonal de reemplazo (THR) presenta los mejores resultados en el tratamiento de los bochornos y sudores nocturnos, con hasta un 90% de síntomas abolidos dentro de los 3 meses de iniciado el tratamiento. Sin embargo, no todas las mujeres pueden usar THR, y para ellas puede haber alternativas. Los antidepresi‐ vos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (SSRIs) y de noradrenalina en forma dual (SNRIs), han probado tener éxito, con hasta un 60% de reducción de la severidad y frecuencia de bochornos (1).
Hechos y cifras1.Hasta el 75% de las mujeres en la menopausia experimentan bochornos, aumento de la temperatura cor‐ poral súbito y breve.
2.Los bochornos nocturnos pueden interrumpir brevemente el sueño o provocar insomnio. En alrededor del 30% de las mujeres estos síntomas pueden ser severos.
3.En algunas culturas las mujeres experimentan más dolores articulares, sequedad vaginal y síntomas urina‐ rios, y los bochornos son menos comunes.
4.El tabaquismo se asocia con un comienzo más temprano de la menopausia.
5.La menopausia puede también afectar la salud física y mental de la mujer en términos positivos. Por ejem‐ plo, si ella presentaba jaquecas o endometriosis, los síntomas tienden a desaparecen con la menopausia. También, los miomas (fibromas) generalmente se empequeñecen.
www.storch.com.uy • info@storch.com.uy Sarmiento 2488/ 403 • Tel: 710 4247 • Fax: 710 6758 • Montevideo • Uruguay 6.La terapia hormonal está aprobada para el alivio de los síntomas moderados e intensos de la menopausia, tales como bochornos, sudores nocturnos y sequedad vaginal, y para la prevención de osteoporosis postme‐ RECOMENDACIONES• Mantenga una rutina de ejercicio regular. • Restrinja la ingesta de café, azúcar, sal y alcohol.
• No fume • Coma alimentos que contengan adecuadas cantidades de calcio y agregue vitamina D.
• Mantenga un buen hábito de sueño, regular y suficiente. • Mantenga una dieta bien balanceada y baja en grasas.
• Use terapia hormonal si la requiere. • Maneje su menopausia en forma proactiva y utilícela como una oportunidad para prevenir enfermedades y mejorar su salud y calidad de vida a largo plazo.
Referencias1. Archer DF, Sturdee DW, Baber R et al. Menopausal hot flushes and night sweats: where are we now? Cli‐ macteric 2011; ;14:515‐28.
2. de Kleijn MJ y cols, Am J Epidemiol 2002,155:339‐45.
3. Anasti JN y cols, Obstet Gynecol 1998;91:12.
4. Reddy SY, Warner, H., Guttuso, T. Jr., Messing, S., DiGrazio, W., Thornburg, L., Guzick, D.S. Gabapentin, estrogen, and placebo fortreating hot flushes: a randomized controlled trial. Obstet Gynecol. 2006;108(1):41‐8.
5. Aguirre W, Chedraui, P., Mendoza, J., Ruilova, I. Gabapentin vs. low‐dose transdermal estradiol for treating post‐menopausal womenwith moderate to very severe hot flushes. Gynecol Endocrinol. 2010;26(5):333‐7.
Bibliografíawww.ffprhc.org.uk admin uploads ContraceptionOver40Col NF, Guthrie JR, PolitiM et al., Menopause 2009, 16(3):453‐7.
International Menopause Society, PO Box 98, Camborne, Cornwall, TR14 4BQ, http://www.imsociety.org Adaptado del comunicado de la Sociedad Internacional de Menopausia con motivo del Día Mundial de la Me‐ nopausia 18/10/2011 por el Dr. Eduardo Storch www.storch.com.uy • info@storch.com.uy Sarmiento 2488/ 403 • Tel: 2710 4247 • Fax: 2710 6758 • Montevideo • Uruguay

Source: http://www.storch.com.uy/boletines/10.pdf

homepages.abdn.ac.uk

Abstract. The past ten years have shown a great variety of approaches for formal argumentation. An interesting question is to which extent these various formalisms correspond to the different application domains. That is, does the appropriate argu- mentation formalism depend on the particular domain of application, or does “one size fits all”. In this paper, we study this question from the p

Doi:10.1016/s0140-6736(09)62127-9

Articles Second-generation everolimus-eluting and paclitaxel-eluting stents in real-life practice (COMPARE): a randomised trial Elvin Kedhi, Kaiyum Sheik Joesoef, Eugene McFadden, Jochem Wassing, Carlos van Mieghem, Dick Goedhart, Pieter Cornelis Smits Summary Background Everolimus-eluting and paclitaxel-eluting stents, compared with bare metal stents, reduced the risk of Published

Copyright © 2010-2014 Pharmacy Drugs Pdf